Los aromas producen una liberación de endorfinas cerebrales, que son los calmantes naturales del cuerpo, además estimulan los recuerdos, haciéndolos resurgir de nuestro subconsciente, esta acción ayuda a lograr el reequilibrio de todo nuestro ser.